¿Es seguro ir en bici por la ciudad? De lo que estamos seguros es de que esta pregunta ya te la has hecho más de una vez. Pedalear por la ciudad puede llegar a ser como caminar a través de la jungla, pero también es cierto que en los últimos años las infraestructuras han mejorado ostensiblemente para ofrecer un entorno mas ‘friendly’ a los ciclistas que cada día se desplazan por las grandes urbes. Sin embargo, como diría cualquier ciclista, todavía se puede mejorar.

Hace no tantos años, los coches copaban prácticamente todo el protagonismo en las ciudades. El vehículo privado, junto con vehículos de servicios o transporte público rodaban día a día por la ciudad. Pero la forma de movernos ha cambiado y seguirá cambiando. El parque ciclista ha crecido mucho, igual que lo han hecho los vehículos compartidos o los patinetes eléctricos. Y esto ha implicado también cambios en las infraestructuras a medida que se han ido consolidando estas formas de transporte. La creación de los espacios para ciclistas también implica que sean seguros. De nada sirve un carril bici sin elementos disuasorios para los vehículos a motor, que nos permitan circular por nuestro propio camino.

La bicicleta como medio de transporte urbano tiene muchísimos beneficios: no contamina, te permite aparcar sin problemas, evitar atascos y económicamente es mucho más liviano. En Probike queremos que tu experiencia ciclista vaya sobre ruedas, ya sea pedaleando por la montaña, exprimiéndote en un puerto con gran desnivel o desplazándote por la ciudad. Por eso queremos darte una serie de recomendaciones para que tu ruta sea segura tanto para ti como para los que circulan a tu lado, ya sean ciclistas o no.

Claves para ir en bici por la ciudad

  • Los carriles bicis son el hábitat natural para ir sobre dos ruedas. El aumento de ciclistas ha hecho que cada vez haya más calles con carril bici, pero hay vías por las que solo podemos ir por la calzada como los coches. La circulación por las aceras está prohibida a no ser que sean de más de 5 metros de ancho, y además el peatón siempre tiene preferencia.
  • Respeta el sentido de la circulación, las señales y al resto de vehículos: pedalear no significa libre albedrío. Las calles y los carriles bici tienen un sentido y una normativa que debes respetar, de lo contrario estarás poniendo en peligro a los demás y te expones a sanciones. Por ejemplo, si das positivo en alcoholemia puedes enfrentarte a una multa de hasta 1000 euros.
  • Protégete y mantente atento en la calzada: el casco no es obligatorio para menores de 16 años, pero sí es recomendable. Lo que la normativa no contempla es el uso de auriculares mientras
  • Las luces son fundamentales. No te la juegues y hazte visible, tanto por delante como por detrás. En la parte frontal se situará una luz blanca para ver y ser visto, mientras que en la parte posterior estás obligado a usar una luz roja que alerte a los vehículos de tu presencia.
  • Aparcar también está regulado: las bicicletas tienen lugares específicos para estacionar. No puedes dejar una bicicleta atada a una papelera, a un semáforo o bloqueando un paso de peatones. Dispones de barras donde podrás atar tu bicicleta con un sistema de seguridad propio.

La seguridad de los ciclistas en la ciudad no solo depende de los factores externos. Si vas a pedalear por la ciudad deberías conocer y cumplir las normativas específicas para ciclistas. Tu papel es muy importante para contribuir a que ir en bici por la ciudad sea una actividad segura.

En Probike creemos tanto en la movilidad urbana que incluso hemos puesto un carril bici en la tienda. Descubre la gama de bicicletas urbanas que tenemos disponibles en Probike.